Códigos de seguridad contra extorsión telefónica

0
220

Resulta increíble la serie de artimañas que los delincuentes han desarrollado para llevar a cabo extorsiones telefónicas y los llamados secuestros virtuales. Más increíble resulta, no obstante, el hecho que la gente no establezca códigos de seguridad secretos, con los cuales podría fácilmente prevenirse de estos delitos.

¿Qué son los códigos de seguridad secretos y cómo funcionan?
Son palabras, frases u oraciones que debemos establecer con nuestros seres queridos y con nuestro círculo cercano laboral y social, para constar identidad en casos de emergencia o de intentos de extorsión. Es recomendable establecer un código fácil de recordar, que pueda ser parte de una canción, un refrán o cualquier juego de palabras, por ejemplo: “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”.
Una vez establecido el código, debe mantenerse secreto entre los usuarios del mismo y, en caso de ser revelado por cualquier motivo, reemplazarse por uno nuevo.

La típica llamada telefónica que se recibe a altas horas de la madrugada, en la cual al contestar, una voz de mujer a gritos exclama “¡Mamá me tienen secuestrada!” La persona que contesta, medio dormida e impactada por la noticia, jura y perjura en ese momento que se trata de su hija y para confirmar le pregunta dubitativamente “Ehhhh ¿Lupita?”. “¡Sí, Lupita mamá, me tienen secuestrada!” En ese momento, el delincuente arrebata la bocina a la supuesta víctima y amenaza a la persona que contestó, con hacerle daño a Lupita si no accede a entregarle dinero.

La persona es obligada a pagar un rescate por alguien que jamás estuvo secuestrado, de lo cual cae en cuenta cuando la supuesta víctima aparece al poco rato, sana y salva, llegando de alguna fiesta o centro nocturno.

¿Cómo debió haber manejado correctamente la situación la persona que contestó el teléfono?: “¡Mamá me tienen secuestrada!”; “Dame tu código de seguridad”. Y si la persona no le dice “Camarón que se duerme se lo lleva la corriente” (considerando que fuera el código de nuestro ejemplo), no se trata de su hija Lupita, sino de un intento de extorsión y lo conducente es colgar el teléfono y, acto seguido, llamar a su hija a través del teléfono móvil, para constatar que se encuentre bien.

En otros casos, niños o jóvenes son engañados en la calle por delincuentes, quienes les indican que fueron enviados por los padres de los mismos menores a recogerlos, debido a que sufrieron un accidente y es preciso que los acompañen para reunirse con ellos. En estos casos, el menor debe mantenerse a distancia de la persona y preguntarle el código secreto que seguramente sus padres le habrían proporcionado en una circunstancia de esa naturaleza. De no proporcionárselo, el niño determina que se trata de una mentira y debe alejarse para buscar ayuda.

Resulta fundamental, ante las circunstancias que se viven en la actualidad, el establecer este tipo de códigos de seguridad, aprender y comprender la mecánica de su uso y conocer, asimismo, los diversos modus operandi que utilizan los delincuentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here