Embajador de los EEUU versus el Fujimorismo: O empoderan a la UIF o el Perú no podrá ser parte de la OCDE.

0
11570

Escrito por el experto en temas de narcotráfico y terrorismo: Jaime Antezana Rivera.

De pronto, sin estar previsto, el embajador de los EEUU en Lima apareció removiendo el gallinero político local y recolocando las cosas en su sitio en un ambiente signado por una vorágine de ira y rabietas sobredimensionadas por el entierro colectivo de los restos de siete senderistas que fueron asesinadas en el Frontón, Lurigancho y el Callao, en junio de 1986.

¿Qué dijo, hace pocas horas, el embajador Brian Nichols? Dijo, sin ambages ni ambigüedades, que se necesita empoderar y fortalecer a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) para tener resultados contra el crimen a gran escala, según la nota de RPP. Y, “pidió al Ejecutivo y al Congreso que prioricen las modificaciones para que esta unidad pueda tener…acceso al secreto bancario y tributario”.

Hasta aquí era un mensaje diplomático al gobierno, pero, sobre todo, a la bancada fujimorista, y dentro de ella a la narcobancada que todavía oculta sus rostros y garras en sus operadores, que se opuso -dando razones deleznables y evasivas- a dar facultades legislativas al Ejecutivo para fortalecer la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) para combatir el lavado de activos.

Sin embargo, sin perder el tono que caracteriza a la diplomacia, el embajador dijo algo que debe haberle llegado al mentón de Keiko Fujimori y a los narcocongresistas de Fuerza Popular. “Es importante fortalecer a la UIF, para formar parte del OCDE, también para las relaciones tributarias entre Estados Unidos y el Perú y luchar contra el crimen transnacional”.

El mensaje del embajador de los EEUU fue claro y directo: si no se fortalece la UIF, Perú no podrá ser parte de la OCDE. (Organismo de Cooperación y Desarrollo Económicos). Ergo: los fujimoristas, que dicen que están por la reactivación económica y el desarrollo nacional, ya saben: si no le dan facultades al Ejecutivo para fortalecer la UIF no seremos parte de la OCDE.

Además, con este inusitado e imprevisto mensaje del embajador de los EEUU devuelve el tema de las facultades solicitadas por el Ministerio de Justicia para fortalecer la UIF a la agenda política del congreso y del país. Su prioridad reviste vital importancia si el Perú quiere ser parte de la OCDE, uno de los objetivos nacionales de suma importancia si queremos reactivar y diversificar la economía.

Es un tema que no debió salir de la agenda política del congreso sino fuera por la denuncia, sin duda sensible, pero manipulando la psique colectiva, del entierro de los siete restos de la masacre del Frontón, Lurigancho y el Callao en un mausoleo del distrito de Comas donde no hubo apología al terrorismo. ¿O los senderistas, incluso no confirmados legalmente, no merecen ser enterrados dignamente?

Evidentemente, lo dicho por el embajador de los EEUU, con un evidente ingrediente sutil de presión y conminación, remueve -como señalamos líneas arriba- el gallinero político nacional y recoloca los temas en orden, particularmente el empoderamiento y fortalecimiento de la UIF. Clarea, por primera vez, el clima político signado por -como señala bien Gustavo Gorriti- la histeria por el entierro de los huesos de siete personas senderistas o pro-senderistas.
.
¿Qué dirán, ahora, los fujimoristas, y la fracción de narcocongresistas existente en su seno, que creían haber logrado su objetivo de mantener a la UIF confinada y sin ninguna operatividad practica en las investigaciones por lavado de activos, sea cual sea el origen del dinero ilícito (secuestro, drogas, minería ilegal, etc.), en la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS)?

¿Le darán, como ocurre en la mayoría de países latinoamericanos, facultades al gobierno para que en la nueva legislación la UIF -obviamente con orden de un juez, como establece la Constitución Política- tenga acceso al secreto bancario y tributario? ¿Que harán los narcocongresistas de Fuerza Popular y de los demás partidos políticos (PPK, APP, APRA, etc.) ante a este pedido del embajador de los EEUU? Eso lo veremos en los próximos días.

Sin embargo, es fácil advertir que, en estos mismos momentos, tras lo señalado por el embajador de los EEUU hay un escenario, implícito y natural, de conflicto con la bancada de Fuerza Popular, la principal fuerza que negó cualquier posibilidad de fortalecer a la UIF. Y, si los fujimoristas mantienen su actitud, se puede configurar el siguiente escenario: el embajador de los EEUU vs el fujimorismo.

¿Recurrirán los fujimoristas al discurso antimperialista de la no inferencia norteamericana en la política nacional? Sería increible. Ya lo veremos.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY