Iowa abre las primarias en EEUU con los candidatos casi empatados

0
282
FILE - This Oct. 30, 2012 file photo shows people voting early at the Salt Lake County Government Building in Salt Lake City, ahead of the Nov. 6 election. There’s always grousing about people who don’t bother to vote. But look at it another way: An estimated 133 million Americans will cast ballots in Tuesday’s election. That’s about 6 in 10 eligible adults. Some will persevere despite long lines, pressing personal burdens or the devastation left by Superstorm Sandy. Why do they do it? It’s not because any one voter will decide the contest between President Barack Obama and Mitt Romney. Depending on which state they live in, the odds of casting a deciding vote for president are somewhere between 1 in a million and essentially zero. (AP Photo/Rick Bowmer, File)

El estado de Iowa abre este lunes la etapa de elecciones primarias en Estados Unidos con sus caucus, una primera cita con las urnas a la que Hillary Clinton y Bernie Sanders llegan casi empatados en el lado demócrata, igual que Donald Trump y Ted Cruz en el republicano.

En institutos y restaurantes de todo el estado, los quince aspirantes demócratas y republicanos se afanaban ayer por convencer a los indecisos de apoyarles en los caucus, las asambleas populares con las que Iowa inaugura el proceso de selección de los dos candidatos que en noviembre concurrirán a las elecciones generales.

“Vamos a ganar”, dijo Trump ante cientos de personas en una escuela de Council Bluffs, en la frontera entre Iowa y Nebraska.

El magnate, protagonista de un increíble auge pese a la oposición del aparato del Partido Republicano, llega a la cita de Iowa con el 28 % del respaldo entre los votantes republicanos, seguido por el senador Ted Cruz, con un 23 % de apoyos, según la última encuesta, publicada este sábado por el diario Des Moines Register.

Trump se atrevió incluso a pronosticar que, además de en Iowa, ganará en “estados sobre los que normalmente no piensan” los republicanos, incluido el suyo, Nueva York, un fuerte feudo demócrata.

Antes del acto, cientos de personas esperaron durante horas a que abrieran las puertas, muchos de ellos seguros de que el magnate no es meramente una moda pasajera y seducidos por su mensaje, incluida su promesa de deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que hay en el país.

Pero el aspirante republicano más activo en Iowa ha sido Cruz, el ultraconservador senador por Texas que es el favorito entre los evangélicos, un grupo de votantes clave para los aspirantes republicanos en este estado del medio oeste estadounidense.

“Este es el momento de que los hombres y mujeres (conservadores) de Iowa tomen la decisión de decir: no nos van a engañar más”, aseguró hoy Cruz, que ha recorrido los 99 condados de Iowa en los últimos meses tratando de presentarse como una alternativa a la derecha de Trump.

“Tanto Cruz como Trump quieren apelar a la gente que siente que ha quedado al margen, que ha sido ignorada por los poderes que mandan en Washington”, explicó a Efe Dennis Goldford, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Drake en Des Moines.

Casi el 40 % de los votantes registrados republicanos que sienten que el sistema político está amañado a favor de los más ricos de EE.UU. asegura que apoya a Trump, quien paradójicamente es multimillonario, según la citada encuesta que se publicó el sábado.

Entre los demócratas, más de dos tercios de los votantes registrados comparten esa misma impresión, lo que puede explicar en parte el auge de Bernie Sanders, un senador de 74 años que se define como socialista y aboga por una revolución política que cambie el “corrupto” sistema financiero y electoral estadounidense.

Sanders ha logrado estrechar al máximo el margen de victoria de Clinton en Iowa, que ahora llega a las urnas con el 45 % de los apoyos frente al 42 % de los del senador, de acuerdo con la encuesta del Des Moines Register.

Una derrota en Iowa supondría un duro revés para la exsecretaria de Estado, que ya perdió en el estado en 2008 contra Barack Obama y que probablemente resulte derrotada la próxima semana en las primarias de Nuevo Hampshire, el segundo estado en votar, donde Sanders tiene una amplia ventaja.

En el lado republicano, además de la pugna entre Trump y Cruz, el senador Marco Rubio, el neurocirujano Ben Carson y el exgobernador de Florida Jeb Bush están enzarzados en una lucha por el tercer puesto, que puede darles impulso en el resto del país.

FUENTE: EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here