Rogue One: Una Historia de Star Wars (2016) – Crítica de Cine

"…huye…salva a la Rebelión..."

0
2300

Alguna vez, nos gobernaban los militares. No había televisores a color, menos computadoras, sólo 3 canales de TV, no muchos hogares contaban con teléfono…y hacíamos berrinche cuando no nos dejaban ver El Hombre Nuclear en el único televisor de la casa.

Alguna vez fuimos niños y era Mayo, fue entonces que nos llevaron a ver La Guerra de las Galaxias. Casi 40 años después, el término STAR WARS es universal y está representado por cómics, juguetes, ropa, libros, revistas, etc. Y por supuesto las películas: las “Episódicas” y las spin-offs (derivados). Estas últimas se refieren a las que incluyen alguno(s) de los personajes o situaciones mencionadas en los films identificados como Episodio. El primer spin-off es el “infame” The Star Wars Holiday Special, propalado en la TV norteamericana en noviembre del 78. En nuestro país, este mismo “Especial”, se pasó en el verano de 1980 por PanTel, haciéndonos creer que se trataba de La Guerra de las Galaxias. Esto recién ocurriría en diciembre de 1986 (hace 30 años) cuando (Frecuencia) Latina inauguró su ciclo Cine Millonario con el estreno absoluto de Episodio IV en la TV nacional. Luego vendrían más spin-offs: La Caravana del Valor, Ewoks: La Batalla por Endor, etc.

Por años, STAR WARS estuvo ausente en la pantalla grande. En 1993, los sorprendentes resultados logrados por los efectos especiales generados por computadora (CG) en el film Jurassic Park, hicieron que George Lucas se decidiera a contar los orígenes de Darth Vader. Los Episodios I, II y III; se caracterizaron por poner énfasis en la trama política y en la explotación al máximo del CG con grandes escenarios y piruetas acrobáticas. Si bien era un enfoque distinto del Universo de STAR WARS con respecto a la amada trilogía original, los fans no las aceptaron al unísono.

En el 2012, Walt Disney adquiere Lucasfilm Ltd. y de inmediato se aboca al lanzamiento de Episodio VII, apostando por lo seguro. Nada de experimentos. El despertar de la Fuerza es un calco de Episodio IV. Un reboot, un remake con efecto nostalgia. Y acertaron, puesto que es a la fecha, la tercera película más taquillera de la historia.

Asimismo, también iban a hacerse más spin-offs. En estos momentos se está filmando la historia del contrabandista Han Solo, esto es para el 2018. Pero el primer spin-off de STAR WARS que veremos en estos tiempos es ROGUE ONE. Episodio VII costó un estimado     de   US$245 millones, mientras que ROGUE ONE, según los insiders, ya llega a US$200 millones. ¿Será ROGUE ONE una película digna de llevar el sello STAR WARS?. ¿No estará cometiendo Disney el error garrafal de matar a la gallina de los huevos de oro, al sobreexponer a la marca ya que dentro de un año llega el Episodio VIII?

Acabamos de contemplar ROGUE ONE, la novena película de STAR WARS que vemos en el cine (desde 1978) . He aquí nuestras apreciaciones.

ALERTA DE SPOILERS. ¡No lean! si es que piensan ir al cine, puesto que daremos detalles y desenlaces argumentales de la película.

(“Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…”

STAR WARS

EPISODIO 3.9

ROGUE ONE

QUERIENDO EVITAR SER FORZADO POR EL IMPERIO GALACTICO

EN LA CONSTRUCCION DE UNA MORTIFERA ARMA

QUE SEA UTILIZADA EN CONTRA DE LA ALIANZA REBELDE,

EL CIENTIFICO GALEN ERSO, SE MANTIENE EN REFUGIO CON SU ESPOSA E HIJA,

PERO NO CONTABA CON QUE ORSON KRENNIC Y SUS DEATH TROOPERS

IBAN A ENCONTRAR SU UBICACION…)

La Estrella de la Muerte, el arma más mortífera del Universo, capaz de destruir planetas enteros, está a casi plena operatividad por el Imperio. Para poder destruirla, la Rebelión requiere urgente contar con los planos y ubicar el punto débil (hecha así deliberadamente por su constructor, Galen Erso) en tamaña construcción del Mal. Para tal propósito, es decir, robar los planos de la Estrella, se ha formado un equipo, que no es de élite, denominado ROGUE ONE. ¿Y por qué no es de élite? Porque este grupo es formado sobre la marcha, a espaldas del Consejo Rebelde y está integrado no necesariamente por lo mejor. De hecho, la protagonista y co-líder, Jyn Erso (Felicity Jones) es una presidiaria en fuga. Este aspecto nos remite a Los doce del Patíbulo (1967).

Esta historia tiene un comienzo y un final (es un film stand-alone), no habrá continuaciones, salvo que está “pegadita” a Episodio IV (por eso, para nosotros ROGUE ONE es Episodio 3.9 ). De esto sacan provecho los guionistas Chris Weitz y Tony Gilroy (Jason Bourne) sobre una historia de Gary Whitta y John Knoll (colaborador histórico de George Lucas). La historia es compacta y aunque no hay tiempo para el desarrollo de todos los personajes del Escuadrón, sí están los principales expuestos. El director Gareth Edwards (Godzilla) no tiente tanta presión como sí lo tuviera en su momento J.J.Abrams (Episodio VII) para relanzar el año pasado la franquicia.

Pero, hay que esperar un poco para la acción, primero Edwards se dedica a mostrarnos los personajes y los diversos mundos. La espera dará sus frutos. Desde el primer tercio, la película se torna bélica hasta la batalla final, que es espectacular y un homenaje al Regreso del Jedi: hay pelea en simultáneo, tanto en el exterior como en las playas del planeta Scarif. Eso sí, no nos cuadra que una simple nave rebelde provoque el choque de 2 gigantescos cruceros imperiales.

En cuanto a los personajes principales, Jyn Erso y Cassian Andor (Diego Luna), les faltó un poco más. No sentimos tanto su apocalíptico final como sí el de otros personajes, como Baze Melbus y Chirrut Imwe, interpretados por los actores chinos Wen Jiang y Donnie Yen, respectivamente. Sobretodo el de este último. El personaje de Chirrut Imwe (rinde tributo a las películas del japonés Akira Kurosawa, a las que, confesamente, les debe tanto George Lucas) es ciego, cree en la Fuerza hasta los últimos instantes de su vida, aun cuando esta no le “responda”.

El experimentado Forest Whitaker, personifica al rebelde Saw Gerrera (extraído de la serie animada, The Clone Wars) con una voz artificiosa (en el audio original) que quizá no convenza a todos.

Atención a los nostálgicos, hay varios personajes vistos en Episodio IV y lo más sorprendente: la “resurrección” de Peter Cushing como Grand Moff Tarkin. Más creíble que el rejuvenecimiento de Carrie Fisher/Leia. El Gobernador Tarkin es más villano aún, que el Director Krennic (Ben Mendelsohn). Lo desplaza y le “roba la película”. Rescatamos, eso sí, el final de Krennic : a merced del “dios” al que poco antes “veneró” (es decir, la Estrella de la Muerte). Pero acá no queda todo, Darth Vader regresa más poderoso y mortífero que nunca, con la voz de James Earl Jones (sólo en las versiones con subtítulos).

Uno de los aciertos del film, es que des exalta a la Alianza Rebelde: entre ellos también hay malas decisiones, duda, inseguridad (de hecho el Escuadrón se forma clandestinamente ante la indecisión del Consejo Rebelde) y los rebeldes también han “hecho malas cosas en nombre de la Rebelión…”.

Los FX sigue la misma línea impuesta por Episodio VII, el año pasado. Es decir, con un look realista, poniendo énfasis en las “explosiones con cuerpos volando”, planos medio y pocos planos generales de las ciudades.

En cuanto a la música, el compositor Michael Giacchino mayormente hace variaciones a los temas clásicos de John Williams.

FIN DE SPOILERS. Aún cuando las dos nos hayan gustado por igual, ROGUE ONE es mejor que El despertar de la Fuerza, pero sin alcanzar a Episodio V.

¿Será el Episodio VIII, El Imperio contraataca de nuestros tiempos?…esto lo sabremos dentro de 365 días…

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here