“Smartwatch”: Nuevo dispositivo para deportistas

0
267

Polar M600 es un reloj inteligente orientado a la práctica deportiva, gracias a que integra todos los elementos necesarios para realizar un seguimiento exhaustivo de las sesiones de entrenamiento: planes de ejercicios personalizados, lectura del pulso en la muñeca, resistencia al agua para los deportes acuáticos y seguimiento GPS.

Con Android Wear

FICHA TÉCNICA

Sistema operativo: Android Wear (actualizable a 2.0)

Compatibilidad: Smartphones con Android 4.3 o posterior, o iPhone 5 o posterior con iOS 8.2 o posterior

Procesador: MediaTek MT2601, Dual Core a 1,2 GHz basado en ARM Cortex-A7

Memoria: 4 GB de almacenamiento interno + 512 MB de RAM

Pantalla: TFT transmisiva de 260 ppp, 1,30 pulgadas, 240 x 240 píxeles, con Corning Gorilla Glass 3

Batería: 500 mAh

Sensores: Frecuencia cardiaca óptica con 6 LEDs, acelerómetro, luz ambiental, giroscopio, motor de vibración, micrófono

Resistencia al agua: Adecuado para natación, IPX8, inmersión a 10 metros

Peso: 63 g

Conectividad: Bluetooth 4.2, Wi-Fi 802.11 b/g/n

Tamaño: 45 x 36 x 13 mm

Localización: GPS y Glonass

Precio: 350 euros

Dispone de las funciones más básicas de los smartwatches, como mostrar las notificaciones del teléfono móvil y realizar el registro de la actividad diaria: pasos dados, distancia recorrida, calorías quemadas… Su funcionamiento está basado en Android Wear, el sistema operativo de Google para wearables. Es la primera vez que Polar recurre a él: una elección compatible con smartphones iOS y Android y que permite también responder mensajes, interactuar en redes sociales o controlar por voz las funciones con el comando “OK Google”. Además, posibilita la descarga de todo tipo de apps desde Google Play, donde hay más de 4.000 opciones diferentes entre las que se encuentran aplicaciones de salud, noticias, mensajería instantánea, productividad y deportes: Endomondo, Runtastic, Strava…

Aunque, en realidad, no es necesario instalar ninguna de éstas últimas porque Polar ha decidido utilizar su propia plataforma, Polar Flow, junto con los programas de entrenamiento creados por la firma. Este software ya se encuentra en sus otros dispositivos de monitorización de la actividad y funciona a modo de aplicación instalada en el teléfono móvil, a la vez que es accesible a través de un navegador web.

Polar Flow integra funciones básicas como visualizar datos sobre la actividad diaria y acceder a información sobre la calidad del sueño, así como otras más complejas como crear perfiles para los diferentes deportes y obtener indicaciones para entrenar con eficacia cada uno de ellos. En total, ayuda a entrenar hasta 100 actividades diferentes —running, ciclismo, patinaje, remo, yoga, natación y un largo etcétera—, aunque hay que elegir un máximo de 20 que se incorporan al perfil de deportes del usuario.

LO MEJOR Y LO PEOR

Lo mejor:

– GPS

– Monitor de frecuencia cardiaca

– Polar Flow

Lo peor:

– Autonomía

– Cargador incómodo

En el caso del running, es posible crear planes de entrenamiento personalizados para prepararse para una carrera que se celebrará en una fecha concreta, ya sea de 5 o 10 Km, medio maratón o maratón. Estos planes se diseñan desde la app web de Polar Flow y se adaptan a cada usuario, porque tienen en cuenta el nivel de condición física o los hábitos de entrenamiento para crear una rutina adecuada y evitar el sobreesfuerzo. Todas ellas incluyen fases de calentamiento, ejercicio y relajación, y también recomendaciones para complementar con ejercicios de fuerza y movilidad.

Cómo funciona

Dicho esto, la configuración inicial del reloj no es tan fácil como otras alternativas debido a la cantidad de pasos que hay que realizar para ponerlo en marcha. En instalar Android Wear en el móvil y vincularlo, descargar Polar Flow, crear una cuenta y volver a sincronizar, podemos invertir fácilmente diez minutos.

Veredicto:

  • Rotundamente bueno
  • Recomendable
  • Neutro
  • Más bien negativo
  • Muy negativo

La cosa se simplifica con el uso diario. Así, para elegir cualquiera de las actividades basta con pulsar el botón situado bajo la pantalla, hacer scroll hasta localizar el deporte y seleccionarlo. Es importante aclarar que este smartwatch no detecta automáticamente la actividad deportiva, por lo que para monitorizar el ejercicio es obligatorio activar la opción manualmente. Realizada esta tarea, muestra la información más importante: duración del ejercicio, distancia recorrida, ritmo, calorías y ritmo cardiaco. Precisamente, este es uno de los puntos clave del M600: incorpora lectura óptica de la frecuencia cardiaca en la muñeca a través de seis luces LED que iluminan los capilares bajo la piel para medir la cantidad de sangre que fluye por ella. Esta función está activa únicamente durante el ejercicio, y presume de ser bastante fiel a la realidad por el número de luces LED que incorpora; superior al que normalmente emplean este tipo de soluciones.

Por otro lado, el smartwatch de Polar tiene una memoria interna de 4 GB, de los que quedan libres algo menos de 3 GB, en los que guardar música. De esta forma, cuando se conectan unos auriculares Bluetooth es posible utilizar el reloj como reproductor y se evita llevar el móvil encima durante la práctica deportiva. La música puede escucharse también on line a través de Google Play, del mismo modo que permite visualizar una ruta en Google Maps. Este sería uno de los usos del GPS, que también sirve para registrar en un mapa el recorrido que se ha elegido para el entrenamiento.

Discreto

Utilizar el Polar M600 para hacer deporte es muy cómodo, ya que pesa 63 gramos que prácticamente no se notan en la muñeca. El diseño general es bastante conservador, con líneas que recuerdan mucho a modelos previamente presentados por el fabricante como el Polar V800, aunque con menos botones: uno lateral de encendido y para los ajustes de Android Wear y otro frontal bajo la pantalla para controlar las funciones de fitness.

LA COMPETENCIA

– Garmin vivoactive HR

– Apple Watch

– Samsung Gear Fit 2

– Microsoft Band 2

– Fitbit Surge

La pantalla táctil, a color y con 1,3 pulgadas, queda protegida por un cristal Gorilla Glass 3 como el que suelen incorporar los smartphones, que evita daños por golpes y arañazos. También es resistente al agua: posee la certificación IPX8, que garantiza su uso a 10 metros de profundidad y lo habilita para la práctica de natación y otros deportes acuáticos. Además, el resto del dispositivo está recubierto de un material gomoso que garantiza su resistencia, aunque atrae bastante la suciedad. La correa se ajusta perfectamente a la muñeca gracias su cierre, del estilo de los relojes tradicionales.

En cuanto a su rendimiento, Polar M600 funciona de forma muy similar al resto de dispositivos con Android Wear, con una interfaz rápida y opciones de navegación sencillas. Ha sido optimizado para utilizar con smartphones con sistema operativo Android, por lo que funciona algo mejor cuando se utiliza con uno de ellos. Tanto es así que la diferencia se nota incluso en la autonomía: 48 horas de uso y 8 de entrenamiento en este supuesto, por 24 horas con iPhone y el mismo tiempo de entrenamiento. Este sería uno de los principales aspectos negativos para los usuarios de un teléfono de Apple. Por lo demás, nos gusta especialmente la gran variedad de deportes que monitoriza, bastante superior a otras alternativas del mercado, y la fiabilidad de su pulsómetro de muñeca.

FUENTE : EL PAÍS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here